6.5.12

NO VE LA HORA

Mientras espía la gris calma del Sena, espera ansioso. Seguramente cenará con aquel delicioso queso de cabra. Tal vez ella le prepare la sopa con croûtons y le dé una cucharada del dulce francés de la perdición. 
Detrás, todos los impresionistas apuntan con vehemencia y descaro en SU museo. 
A por ellos!