8.7.09

REGRESO AL HOGAR

Cada vez que entro a casa después de un par de horas de ausencia, Rolando comienza a emitir maulliditos cortos a repetición. Muchos y de creciente intensidad.

Inútilmente me pregunto qué me estará queriendo decir.
Inútilmente le respondo.

miú-miú
Sí claro, gordito... hace un frío que te la regalo.
miúuu--miúuu
Bueno, menos mal que vos opinás eso, mi amor.
miúuuUU-miúuuUU
¿De verdad? ¿Vos lo viste?
MIÚUUUU-MIÚUUUU!
Buenobastacallate.